10 formas de iluminar sushi por Pablo Gil | Profoto (ES)

10 formas de iluminar sushi por Pablo Gil

17 marzo, 2020

Escrito por: Pablo Gil

Lee esta historia y más Inicia sesión o regístrate gratis

Si decides no crear una cuenta, no podrás acceder a los artículos exclusivos.

En fotografía gastronómica es habitual usar esquemas sencillos, es incluso habitual oír que solo se debe usar luz natural, pero nada más lejos de la realidad y sobre todo de la excelencia. Sin querer ser pretenciosos nos planteamos un reto de iluminación, uno de esos que resultan divertidos y es que las cosas con Abel Castro son siempre así. Él es miembro del equipo de Profoto en España y es quizá una de las personas que más saben de luz en toda Europa. Pues él es quien me plantea este reto, ¿Eres capaz de plantear 10 esquemas de iluminación para foto gastronómica? Mi respuesta inicial fue que quizá no, pero claro el efecto “Mc Fly” es curioso, o quizá la cabezonería... el caso es que me puse a ello...

Para afrontar el reto, asumimos que La Luz debía ser la única protagonista, por lo que el sushi elegido fue el más profano, popular y económico que encontramos, de hecho era un “sushi” de nevera de supermercado, y que no quisimos comer después…, no hay nada menos glamuroso, lo sé, pero el reto, que es lo que manda, era que se viera bien, que nos guste y que nos provoque esa sensación de querer comer, independientemente de cómo sea el producto. Espero que lo consiguiéramos y si estas imágenes os seducen con un producto de baja calidad organoléptica, será un reto conseguido. Si alguna de estas imágenes os parece bella, será de verdad un placer inmenso y objetivo conseguido al 100%. Sin duda espero que los esquemas y pequeñas explicaciones os sirvan de apoyo para hacer vuestras propias fotos, seguro que con mejor producto alimenticio.

Foto 1

Uno de los esquemas más tradicionales en fotografía gastronómica, una luz suave modelada por una ventana de 60x90, en la que podemos usar un grid si queremos controlar la dispersión de La Luz en estancias pequeñas. La ubicamos de “contra lateral”, mientras usamos un reflector para controlar la relación de contraste en la parte opuesta a La Luz principal. Este esquema nunca falla y es caballo ganador en todo tipo de platos y preparados.

Foto 2

Un esquema que no se suele usar en fotografía gastronómica pero que adaptamos a este propósito junto con una superficie de metacrilato negra. Este conjunto aporta elegancia y cierto glamour al producto. Dos luces de contra simétricas con dos Strip box verticales de 30x120 más un reflector frontal que puede ser cambiado por una tercera fuente de luz. Es un esquema que vemos de forma habitual en foto publicitaria, sobre todo deportiva, pero que en este caso por las formas del sushi Roll queda muy interesante. Conseguimos darles cierta entidad a estas piezas de sushi de bajo pedigrí.

Foto 3

Otro esquema poco habitual en comida, Luz cenital con un nido de abeja acoplado a un flash compacto, en este caso el A1X. Buscamos con él darle un poco de teatralidad y puesta en escena a la comida. Se abre el telón y el protagonista es el Sushi Roll, no hay nada más. El ambiente cargado y las piezas sobre madera rústica con esa luz tenue nos pueden transportar al Japón feudal y darnos cierta conexión con la tradición que este producto puede representar, aunque se trate de unas piezas de supermercado, por un momento podemos pensar que son un bocado exclusivo y tradicional.

Foto 4

Buscamos sin duda tratar la pieza de sashimi como si fuera una joya, para ello lo colocamos sobre una superficie de metacrilato negro y se ilumina con dos fuentes de luz, una luz principal de contra lateral, pero más estrecha de lo habitual, modelada con un Strip box de 30x120 y en el frontal para sacar más brillos en el pescado un toque tenue de luz con el A1X, el posicionamiento de La Luz es vital en gastronomía para obtener brillos adecuados que potencien la “apetitosidad” de los alimentos. En este caso es una pieza con muchos defectos en el arroz, cualquier “sushi man” debe estar horrorizado a estas alturas, pero gracias a luz y el encuadre conseguimos ver la pieza de una forma apetecible. Imagínate como quedaría con una pieza de Sushi gourmet…

Foto 5

Uno de mis esquemas favoritos que llevo años exprimiendo en gastronomía. Consiste en combinar una única luz con Snoot OCF colocada muy cerca del motivo, con un pequeño ángulo para que la zona iluminada tome una forma elíptica, como dicen en cocina, “al gusto” … Cuanto más inclinamos el flash más pronunciada es la elipse y cuanto más cenital, mas circular. Se trata de crear un plato de luz, ya que la comida se apoya sobre una plancha de metacrilato blanco diáfano. El posicionamiento del Snoot con respecto a la cámara determina los brillos de las zonas untuosas, lo cual es clave para dar más o menos “apetitosidad” al alimento.

Foto 6

Luz rasante en posición de contra lateral. Se trata de conseguir traslucencias y sombras arrojadas muy pronunciadas. Este esquema es ideal para piezas de comida con poca estructura o platos muy planos donde queramos dar volumen. En el caso de proteínas traslúcidas o crujientes es perfecto porque conseguimos un efecto bonito y elegante de color y texturas al venir La Luz desde atrás. Para ello basta con un flash pequeño, como el A1X y para controlar el ángulo del destello le ponemos un nido de abeja de 30º

Foto 7

Una luz poco frecuente en comida ya que no observamos brillos de ninguna clase, si se suele usar más en producto tradicional como botellas de perfume o cócteles. En este caso la traslucencia del salmón nos da juego, en ocasiones para hacer crujientes muy finos puede ser un esquema muy potente. En este caso la superficie de metacrilato blanco traslucido nos permite ver el destello de un B10 a máxima potencia con un Snoot OCF colocado como modificador.

Foto 8

Otro habitual de la fotografía Gastro, luz de contra pura y reflectores para levantar la zona frontal. Se consigue una clave alta muy sofisticada y que levanta los brillos naturales de la comida, provocando ese apetito que buscamos en el espectador. Además, resaltamos las texturas y los colores, que se ven vivos y vibrantes. Para llevarla a cabo basta usar una ventana grande en la parte trasera que usaremos de fondo y una superficie de metacrilato blanco.  Para este tipo de fotos es esencial una cámara con un buen rango dinámico, porque los blancos están muy al límite.

Foto 9

Es en esencia un esquema muy similar al anterior, solo que no buscamos tanto la clave alta, sino el contraste alto entre las piezas y el fondo. Disparamos contra la ventana sobrexponiendo para conseguir detalle en la parte frontal, que de forma deliberada va a quedar subexpuesta. Es un esquema muy habitual en publicidad y las pieles quedan muy bonitas y con mucha textura. Es esencial una gran ventana si no queremos zonas muy negras, cuanto más pequeña sea la ventana más contraste y menos dispersión de luz tendremos en la imagen.

Foto 10

Un esquema inusual, por su encuadre y por su iluminación. Buscábamos darle un punto diferente y se proyectó la rejilla del grid o nido de abeja del A1X alejándolo desde la fuente por un tubo de más de dos metros. Cuanto más lejos esté la trama de la fuente, y más cerca del motivo, más nítida es la proyección. Esto se puede llevar a cabo con un proyector óptico y una diapositiva o una trama recortada de tipo Gobo. La superficie es metacrilato blanco y la fuente de luz únicamente un A1X a máxima potencia.

Escrito por: Pablo Gil

Productos usados en esta historia

Profoto A1X

El flash de estudio más pequeño del mundo
Desde 875,00 €

Profoto B10 & B10 Plus

Grandes flashes en formato pequeño.
Desde 1 699,00 €