Por qué el Profoto B10 por Paco Rocha

11 octubre, 2018

Escrito por: Paco Rocha

El fotógrafo Paco Rocha se lleva el Profoto B10 a uno de sus trabajos y nos cuenta por qué, a partir de ahora, va a formar parte de su equipo de trabajo.

Tal y cómo está el mercado fotográfico hoy en día son cada vez menos los profesionales que pueden dedicarse en exclusiva a una sola disciplina fotográfica. En mi caso, la especialización nunca fue una opción que me gustara, así que siempre me he dedicado a la fotografía en sus múltiples facetas. Tengo clientes de publicidad, industrial, foto aérea y, por supuesto, social.

Desde hace años utilizo exclusivamente equipos Profoto para iluminar mis imágenes así que cuando me invitaron a probar este nuevo equipo y comprobar de qué era capaz lo recibí con una mezcla de emoción y al mismo tiempo expectativa.

La primera impresión es maravillosa, puedo meter un auténtico flash de estudio monobloc en mi bolsa de equipo sin que ocupe mucho más que alguno de mis objetivos de cámara.

El funcionamiento está en la línea de todo el material Profoto, fácil e intuitivo, tanto como que en un minuto ya había recorrido los menús y sabía las posibilidades del equipo, así que casi sin tiempo lo metí en la bolsa y me fui a hacer una boda con el B10 nada más sacarlo de la caja.

He de decir que la batería duró todo el evento, pude hacer fotos en iglesia, todas las fotos de familia, usar el flash como refuerzo en la sesión de exteriores y… a última hora, emplearlo durante el baile sin necesidad de poner a cargar la batería. De hecho, al finalizar el trabajo todavía le quedaba carga. Lógicamente me compraré una segunda batería porque ya sabemos que cuanto más podemos disparar… más disparamos.

La velocidad de carga, incluso a plena potencia es fabulosa, más que suficiente para cualquier trabajo, incluso en trabajos en los que solía utilizar mi B1 estoy seguro que acabaré llevando el B10 por razones de comodidad… al fin y al cabo la potencia del B10 es como bajar un punto de potencia a un B1 y eso es más que suficiente en muchos casos. De hecho, en algunas pruebas realizadas me dio la sensación de que el rendimiento real del equipo era muy cercano al del “hermano mayor” de la familia OCF de Profoto.

Tengo la sensación de que podría hacer prácticamente cualquier trabajo llevando en la bolsa mi equipo fotográfico (que cada vez es más pequeño) y dos fuentes de luz Profoto, un A1 y un B10 son para mi una combinación ganadora para la práctica totalidad de los trabajos de fotografía social a los que podamos enfrentarnos. La versatilidad, facilidad de uso y fiabilidad de estos equipos me aportan tranquilidad incluso en los momentos más comprometidos de un reportaje.

Escrito por: Paco Rocha

Productos usados en esta historia

Air Remote TTL

Conecta tu flash AirTTL de forma inalámbrica con tu cámara

OCF Beauty Dish White

Un reflector de belleza portátil para los off-camera flashes