Luz natural Profoto por Sara Lobla | Profoto (ES)

Luz natural Profoto por Sara Lobla

10 junio, 2020

Escrito por: Sara Lobla

Sara Lobla es fotógrafa de bodas. Apasionada por el amor incondicional, decidió que justo eso era retratar por todo el mundo. En el siguiente testimonial nos cuenta cómo Profoto entró en su vida.

La verdad que no sé cómo expresar lo que ha significado para mi la luz natural de Profoto. 

En mis comienzos yo disparaba siempre con flash, venía del mundo de la moda y estaba obsesionada con la perfección. No comprendía cómo mi hermana, que en aquel momento me acompañaba a las bodas, le gustaba más las fotos en las que disparaba sin flash.

Poco a poco fui quitándome el miedo y cogiendo confianza en mí misma. Lo que me llevó a ser lo más natural posible en mis capturas y vivir la fotografía como vivía mi vida. Esa es mi máxima en cada boda que retrato. 

Me di cuenta que mi negación al flash era proporcional a mi falta de conocimientos a la hora de usarlo. Iba postergando el aprender de nuevo a iluminar para conseguir una toma parecida a la foto fija de cine, que son las fotografías que siempre he amado. Pero por falta de tiempo y circunstancias personales nunca he podido estudiar. 

Entonces llegó Profoto y su luz natural, donde no había que aprender a utilizar nada, sólo dedicarte a sentir y ver dónde te gustaría que hubiese luz.

Apenas sin probarlo previamente, llevé el Profoto A1X a una boda y para mi sorpresa, ¡pude hacer una temporada entera con el flash en manual! Así, de primeras. Sin saber nada de Profoto. Eso realmente, me dio que pensar. Si había conseguido resultados magníficos sin saber y en manual... ¿Hasta dónde podría llegar teniendo conocimientos y sintiéndome segura? 

En Profoto van un paso por delante como las cámaras mirrorless. Puede que a los puristas no les convenza mucho que todo sea ahora tan intuitivo, pero a mi cabecita loca esta sencillez tan exacta me permite estar únicamente centrada en capturar el momento. 

Digo exacta, porque realmente es sorprendente, cómo una ráfaga de 10 fotos, salen todas con flash, con la misma intensidad y el mismo balance de blancos. Hay otras marcas que cuestan la mitad pero también te dan la mitad de exactitud en tu trabajo. ¿Quién te dice que justo la foto que te gusta o simplemente que los novios no cierran los ojos a “la salida de la Iglesia” o el “beso del baile”, sea cuando el flash no te dispare en la ráfaga?

Es muy caro. Me dicen. Yo les respondo, sí. Si lo comparas con otros flashes o, mejor todavía, si lo comparas con la imitación que han sacado. Que entonces es carísimo. Pero si lo comparas con el resultado de tu trabajo, calidad-precio. No es caro. Es un precio justo.

Y ni que hablar del C1 Plus diseñado para el móvil que yo siempre lo uso con mi cámara. Es un flash profesional de pocket a precio usuario.

Un día en una ponencia, me preguntaron qué diferencia había entre Profoto y otra marca. Para mi la diferencia es muy sencilla. Nunca falla, su luz es siempre igual de bonita y es muy fácil de usar

Escrito por: Sara Lobla