Foto: Jerry Hansas / Retuscheriet
Fotógrafo

Oskar Bakke

Localización

Ängelholm, Sweden


Oskar Bakke captura detalles relucientes con el Profoto B1 y Sony α7R II

En su búsqueda de imágenes llamativas y limpias de sus nuevos “hipercoches”, la marca de lujo Koenigseggs sólo tenía un fotógrafo en mente. Pidieron al escandinavo Oskar Bakke que tomara instantáneas brillantes y sencillas, con el reto añadido de tener que hacerlo en un hangar oscuro. Descubre cómo superó este desafío utilizando el Profoto B1 y la Sony α7R II.

Ver las imágenes del fotógrafo de vehículos y viajes Oskar Bakke es como mirar al sol en un día de verano infinito. Famoso por sus fotografías nítidas y brillantes, que son casi como un manual de la luz y simplicidad escandinava, se ha forjado una gran reputación fotografiando vehículos de lujo y de carreras.

La misión

La marca sueca de vehículos de lujo Koenigsegg necesitaba imágenes nuevas para mostrarlas durante la rueda de prensa de alto nivel del Geneva Motor Show 2017. Se trata de uno de los mayores eventos de marketing y es, sin duda, algo importante para su marca.

Encargaron a Oskar realizar fotografías claras y simples que se centrasen más en los coches que en los alrededores.

“Nos mandaron a un hangar aeronáutico vacío cerca de su fábrica de Ängelholm. Hubiera preferido un estudio, pero me alegró ver que contaba con tanto espacio”, comenta Oskar.

El desafío

Hacer fotografías en Suecia en pleno febrero implica días cortos y tiempo inestable. Oskar tenía menos de 24 horas para realizar la sesión fotográfica, pero sabía que todos los coches no llegarían al mismo tiempo.

“Fue una misión divertida y un gran desafío”.

Para conseguir una apariencia consistente necesitaba iluminar meticulosamente los coches y no podía depender de la luz ambiente ni de la del hangar. Al ser coches oscuros, era importante que destacaran los reflejos sobre la superficie pulida.

“Tenía dos desafíos a los que enfrentarme. Mi cliente quería imágenes brillantes y estábamos en un hangar oscuro. Había demasiado desorden como para ser un fondo adecuado”.

“El segundo desafío era el tiempo. El tiempo que podíamos dedicar a cada coche no dependía de mí y tuve que sacarle el máximo partido”.

Y Oskar tenía un plan. A pesar de ser la primera vez que iba a intentar algo nuevo.

La sesión fotográfica

Para conseguir que los reflejos deslumbraran sobre la superficie pulida del coche, Oskar extendió una vela Butterfly de 36×36’ sobre el coche para reflejar la luz de dos flashes Profoto B1.

“Eso me ayudó a crear reflejos y gradientes suaves sobre la pintura y la fibra de carbono.

“Era la primera vez que trabajaba con una vela como esta, así que la sesión fue un poco experimental. Pero tan pronto como me hice a ella resultó muy fácil de manejar”.

Utilizó un reflector Magnum con los Profoto B1 y los OCF Barndoors para fotografiar en el exterior. Para las fotos de interior utilizó una Softbox RFi de 1×4’.

“En este tipo de configuración lo importante es dónde acaban los reflejos y la luz. Moviendo la vela y mi B1 encontré la posición perfecta para maximizar los detalles y el contorno de las diferentes partes del coche”.

Oskar pudo utilizar TTL para conseguir la exposición de luz adecuada con el Air Remote TTL-S colocado sobre su Sony α7R II con una lente 24-70/2.8.

“Siempre utilizo TTL para las primeras fotografías de prueba para ajustar la exposición. Cuando ya tengo la luz correcta, cambio a modo manual. De este modo consigo un flujo de trabajo realmente rápido y no me veo obligado a intentar encontrar la potencia correcta del flash”.

El resultado

Con esta configuración, Oskar no tuvo problemas para hacer los cambios rápidos e indefinidos entre coches. Consiguió solucionar el problema del fondo desordenado para que el equipo de posproducción de Retuscheriet pudiera incluir fondos más luminosos y agradables.

“El resultado fue una imagen brillante y bonita, y además conseguí un aspecto consistente. Me gusta el contraste entre los vehículos oscuros y el fondo luminoso. A Koenigsegg también”.