Una sesión post boda con Joan Tudó y los Profoto B10

18 octubre, 2018

Escrito por: Joan Tudó

Joan Tudó es fotógrafo especializado en social y publicidad, siempre ha llevado consigo los Profoto B2 y ahora, prueba los nuevos B10 en una de sus sesiones post boda.

En moda y publicidad utilizo toda la familia de flashes Profoto, pero reconozco que mis preferidos son los Profoto B2. Por eso, cuando Innovafoto (distribuidores de Profoto en España) me propuso probar los nuevos B10, sinceramente... no creía que me llegasen a impresionar. Pero cuando los vi, me enamoré de su buen diseño, su simplicidad de configuración y su tamaño (en la misma maleta que llevo mi equipo fotográfico Sony A7RIII, ¡llevaba dos flashes de estudio, ¡alucinante!).

Pusimos a prueba su teórica mejora sobre los excelentes Profoto B2... lo tenían complicado. 

Y nada mejor que estrenarlos en una sesión de Post Boda en un lujoso velero, sin apenas espacio ni luz natural. La verdad es que me impresionó el resultado, en esas mismas circunstancias con mis B2 no hubiese podido conseguir este look cineasta. El motivo es que aproveché la excelente luz continua regulable en temperatura de color junto al flash y, al trabajar a velocidades muy lentas, es como si hubiese usado dos flashes y dos antorchas. 

Muchas fotos de la sesión las hicimos con un solo B10 acompañado de la ventana OCF Beauty Dish, colocado casi lateralmente. 

Cuando utilizamos los dos Profoto B10, utilizamos un B10 a la derecha con OCF Beauty Dish y, detrás del mástil, el otro B2 descubierto, tal como se aprecia en la siguiente foto.

Las siguientes fotografías son con los dos Profoto B10 colocados a varias distancias y posiciones. 

Algo que me impresionó mucho fue la excelente autonomía de la batería, aun usando la luz al máximo junto al flash, acabamos la sesión al 60%.

Me preocupaba el peso (1,5Kg) para mis dos asistentes femeninas al no poder usar trípodes, pero me aseguraron que no fue ningún problema, además la anatomía para sostenerlos es buena, aunque no excelente. 

El TTL es muy bueno, y funciona perfectamente, aunque en iluminaciones complicadas de varios flashes cruzados sigo recomendando usarlos en manual. 

También pude probar los Profoto B10 en un reportaje de boda y, la verdad, es que son muy versátiles, y los resultados, excelentes. Aunque siendo sinceros...en bodas y fotoperiodismo los Profoto A1 son mucho más manejables y menos intimidantes. 

En resumen, durante los días que utilicé los Profoto B10, puedo asegurar que es un gran producto y que una vez más, Profoto piensa en nosotros los fotógrafos y en nuestras necesidades. Para mi, lo más atractivo es: su tamaño compacto, calidad de luz Profoto, luz continua variable en temperatura de color, simplicidad al máximo y facilidad de uso, excelente autonomía y opción de conectarse a la red, posibilidad de accesorios y ventanas. 

Y, aunque los Profoto B2 siguen siendo un gran producto y con alguna ventaja como la comodidad para asistentes por su mínimo peso y estabilidad en trípodes, ahora los B10 son ya mis nuevos compañeros. 

A continuación, os muestro algunas imágenes que realicé para que se pudiera comprobar lo realmente pequeños que son, en comparación a objetos habituales. 

Escrito por: Joan Tudó

Productos usados en esta historia

Profoto B2

El flash con TTL portátil para fotógrafos en constante movimiento

OCF Beauty Dish White

Un reflector de belleza portátil para los off-camera flashes

OCF Softbox Octa

Resulta ideal para la fotografía de retratos favorecedores y se utiliza con off-camera flashes