Nota de prensa

El flash de estudio más pequeño del mundo

19 septiembre, 2017

Puede que el Profoto A1 sea el flash más pequeño que hemos fabricado, pero está diseñado para cumplir los mismos estándares de alta calidad que nos han guiado en los últimos cincuenta años.

Nuestro objetivo con el A1 era crear un flash que ofreciera una luz de gran calidad, motivo por el cual dispone de una antorcha redonda que proporciona una luz natural de gran belleza con una atenuación suave y agradable, que se fusiona a la perfección con la luz ambiente.

La montura magnética inteligente integrada en la cabeza permite activar y desactivar las herramientas de modelado de luz y los modificadores de forma rápida y sencilla. En unos segundos empezarás a ser creativo con la luz, modelándola. También cuenta con una función de zoom que te permite ajustar con precisión la difusión de la luz con solo girar el anillo del zoom situado en la cabeza; para ofrecer aún más precisión, incorpora una luz de modelado en la cabeza para que puedas ver el resultado antes de pulsar el disparador.

Nos propusimos que el A1 fuera el primer flash sobre la cámara que fuera fácil de usar desde el primer momento. La interfaz de usuario es sencilla e intuitiva y dispone de una gran pantalla de alto contraste en el centro. Cuanto menos tiempo pases aprendiendo y realizando configuraciones, más tiempo pasarás disparando. Y al final eso es lo que cuenta. A pesar de su reducido tamaño, el rendimiento del A1 es superior a su peso en un buen número de áreas importantes.

La duración de la batería es esencial cuando un fotógrafo se encuentra justo en el medio de la acción, ya que lo último que desea es tener que hacer un alto para cambiar las baterías. El A1 cuenta con su propia batería de Li-ion de alta capacidad incorporada con una duración hasta cuatro veces superior a las baterías AA y sin disminución del rendimiento. Es decir, que puedes disparar más tiempo tranquilamente.

Además, este flash te sigue el ritmo, ya que se recarga cuatro veces más rápido que otras soluciones integradas en la cámara: cada 1,2 segundos a plena potencia. En pocas palabras, nunca te perderás una imagen.

Aunque es cierto que el Profoto A1 es nuestro primer flash sobre la cámara, también resulta igual de eficaz cuando se usa de forma externa como unidad independiente o integrado en un sistema de flashes más grande. Este nivel de versatilidad es posible porque integra Air Remote, es decir, que el A1 ofrece una conectividad sin interrupciones con flashes independientes, tales como otro A1 o flashes Profoto más grandes como el B1X.

Además, gracias a AirTTL, obtendrás la exposición perfecta al instante. Y no solo eso, sino que podrás bloquear la exposición con un solo clic sin dejar de ajustar con precisión dicha exposición en modo manual, lo que te proporciona aún más control.

Por lo tanto, no sólo estamos hablando de nuestro flash más pequeño hasta la fecha. Permite disparar mientras de desplazas, con tranquilidad y modelando la luz con elegancia. Permite disparar fuera de la cámara y, por primera vez con Profoto, sobre la cámara. Es el Profoto A1: el flash de estudio más pequeño del mundo.

Descarga el kit de prensa completo [577 MB]